¿Qué hago aquí?

10710859_581225265342129_7971402306028664145_n

¿A que vine Señor?,
tengo 62 y todavía no sé a qué vine:
no sé porqué estoy aquí y no en otro lado.

Si se puede saber, por favor dímelo.

Oí que venimos para ser felices:
pero, ¿siempre es así?,
dime;
¿eso es verdad?

Si se puede saber, por favor dímelo.

Porqué se tiene que llorar tanto
y ser feliz tan poco..
¿No sé vivir?;
¿otros sí saben?

O puede que sí sea feliz
y ni cuenta me dé,
puede que mi tristeza
solo sea el reflejo de la tristeza de la humanidad;
¿todos llevamos un poco, no?

Si se puede saber, por favor dímelo.

Aunque viéndolo bien
ni siquiera necesito saber nada;
las respuestas nunca sirven para nada,
poque las cosas no tienen una sola cara;
todo es relativo.

¿Es cierto eso de que la verdad alumbra los caminos?,
o será que es tan cruda nuestra realidad,
que más bien los oscurece.

La tristeza nos empapa
y la alegría apenas salpica.

Déjame ver el otro lado de mi vida,
el otro lado de las cosas,
de las personas;
quizás ese lado,
sea el lado correcto.

Quiero verle las dos caras,
y porque no,
puede que hasta haya muchas caras,
quien sabe,
nadie nos lo ha dicho nunca.

Pero si fuera así o de otra manera,
mejor prefiero dejar de buscar
porque ya no puedo más,
pensar y pensar y pensar
me está volviendo loco,
no quiero más nada,
que al fin y al cabo nomás vamos de paso,
¿no?

Y si es que se puede conocer la verdad,
por favor no me la digas,
ya no quiero saber nada.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Pensamientos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s